Utilizando la investigación como excusa para no escribir

Investigar es algo importante, tanto cuando escribimos ficción como cuando escribimos no-ficción. Investigar el detalle o la información es importante y necesario. El problema es cuando convertimos la investigación en la excusa perfecta para no escribir.
Aun tengo que investigar, es en muchos casos la excusa perfecta para no escribir. Te hace sentir que estas haciendo algo que puede ser útil e importante.
Mucha gente que aspira a terminar su libro, su historia o su documento científico; pasa horas (y pierden horas) en nombre de la investigación. El momento en el cual investigar porque es importante se convierte en investigar porque es una excusa para no escribir es casi imperceptible. Inclusive en muchos casos la persona no se da cuenta de que es una excusa y piensan que es una razón real para no escribir.
Esa es una de las lecciones mas difíciles que he tenido que aprender. En mi próxima novela (Otoño 2012), parte de la historia pasa en España, específicamente en Rioja. Podía haber bebido mas vino de Rioja en nombre de la investigación, pero de ese modo uno nunca llega a escribir. ¿Como se si mi investigación realmente refleja la esencia de Rioja o de su fantástico vino?. Honestamente no lo se. Pero diez horas mas de investigación, no me va a dar una mejor respuesta. Seguir investigando seria la excusa perfecta para nunca terminar de escribir la historia y ademas no sentirme mal porque no lo estoy haciendo. Sin duda mientras mas cosas escribía y pasaban en la historia tuve que regresar e investigar mas cosas, pero siguiendo una regla simple: no podía investigar en la hora en la que estaba escribiendo. El resultado, el borrador de mi novela.
¿Que estas buscando escribir? ¿Cuanto mas del proceso de investigación que crees que tienes que hacer es realmente una necesidad y cuanto una excusa para no escribir? ¿Que pasaría si empiezas a escribir aun cuando no tengas tu investigación culminada?
(Voy a hacer una pausa, si quieres ve a You Tube o Pinterest, yo estoy investigando algo un poco mas)
Ya de regreso, una hora de investigación que resulto inútil a este Post, pero que sin duda alguna me hubiese ayudado a nunca terminarlo.
Es momento de dejar de investigar y empezar a escribir, de dejar de usar el proceso de investigación como excusa. Es momento de sentarse, frente a la pagina en blanco, enfrentar los miedos, las musas y los demonios; pues es solo cuando enfrentemos a estos que podremos sacar las palabras de donde estan cautivas de las excusas y los miedos.

Bebiendo Kool-aid de la tecnología. (El Kool-aid de Apple)

Como una gran parte del mundo tecnológico, ayer invertí un poco mas de dos horas bebiendo el Kool-aid que Apple. Sin duda alguna el efecto de una excelente presentación que sabe como llegar a los puntos cerca del corazón de todo nerd, sin duda Apple sabe como mostrarnos el objeto mas brillante, para captar nuestra atención.
Pero la pregunta no es si el nuevo sistema tiene cosas que podrían ser útiles, o si la nueva computadora va ser mas rápida, mas delgada o mas eficiente. En el caso de Apple, seguro lo va a ser. La pregunta es: ¿Que es lo que necesito?
No es secreto que mi computadora principal es un iPad, primera generación. Hasta ahora cumple todos mis requisitos. No todo se puede hacer allí, pero es casi un 90%, así que seguirá siendo mi maquina principal por algún tiempo mas.
Con los años he aprendido a no perseguir problemas que no existen, a disfrutar del Kool-aid pero no salir a llevármelo todo a mi casa. Eventualmente la tecnología en la casa se va quedando obsoleta, y eventualmente habrá que actualizar las maquinas. Simplemente es importante actualizar por necesidades reales y no porque el nuevo sistema operativo, o la nueva computadora brilla mas que la anterior.
No siempre el objeto mas brillante es el que nos hace mas efectivos, a veces es el que justamente parece que ha perdido el brillo.

La Cabaña Mítica.

Son pocos los escritores y aspirantes a escritores que yo conozco que no sueñan con una cabaña para esconderse a escribir, la de la foto es la cabaña de Neil Gaiman. Una cabaña donde sentarse y compartir horas en donde nadie les interrumpan las conversaciones que tenemos y que no tenemos con nuestra historia. (en muchos casos sin internet ni señal del celular)

Algunas veces como escritor lo único que puedes hacer es esconderte en tu cabaña y dejar que los demonios, o las musas, o las voces salgan y hagan su trabajo.
Debe haber sido una combinación de un invierno terrible y la presencia de todos los elementos anteriores lo que hizo que Mark Twain dijera aquella famosa frase: “Los rumores de mi muerte han sido exagerados…
Los rumores de la mía también lo han sido. La realidad es que he estado ocupado con una serie de proyectos que deben empezar muy pronto a aparecer. La traducción y edición en al español de mis dos primeras novelas, mas la tercera novela que esta planeada para salir al mercado en español y en ingles simultáneamente (la cual tentativamente se va a llamar: La Presa) y otro proyecto que aun no estoy listo para revelar, pero del cual hablare dentro de poco.
En algún momento en los primeros seis meses de este año algo paso que fue totalmente inesperado. Como escritor, hay un momento donde las cosas cambian, donde dejas de ser un aspirante, dejas de aspirar y empiezas a ser simplemente un escritor. En un momento cambiaron las cosas de: espero algún día ser un escritor a descubrir que lo era. En un momento entendí que ya no estaba aspirando a nada mas, que después de muchos años había llegado.
Fue allí, cuando me encerré en la mítica cabaña, deje las excusas del lado de afuera y me senté a escribir; a escribir como honestamente no había escrito desde hacia muchos años.
El hecho es que algo ha cambiado. Espero que pronto empiecen a aparecer esos proyectos que me han tenido encerrado en la mítica cabaña, mientras tanto, es hora de regresar y seguir escribiendo en la mítica cabaña.
Hasta la próxima.